Los Geniecillos Dominicales Julio Ramon Ribeyro 1965

September 5, 2017 | Author: Chiko Vadou | Category: Literary Realism, Novels, Peru, Publishing, Short Stories
Share Embed Donate


Short Description

Literatura peruana...

Description

BIBLIOTECA DE AUTORES PERUANOS

COLECCION

CONTEMPORANEOS

TOMO

UNO

LOS GENIECILLOS DOMINICALES

BIBLIOTECA DE AUTORES

PERUANOS

JULIO RAMON RIBEYRO

Los geniecillos dominicales

Prólogo de Washington Delgado Editor Carlos Milla Batres

' o i? a y EDITORIAL MILLA BATRES S. A. LIMA

1973

Primera edición obra completa noviembre de 1973

(c) Carlos Milla Batres, 1973 Derechos exclusivos de edición EDITORIAL MILLA BATRES S. A. Lima, Perú, 1973 Impreso en el Perú

NOTA DEL

EDITOR

La formación de una gran Biblioteca de Autores Peruanos constituye una vasta tarea en la que indudablemente hemos de afrontar dificultades de todo género, pero su constante urgencia se hace cada vez más sensible, de ahí que nos demos a la empresa dándole los arranques culturales de los orígenes y lo contemporáneo de las obras literarias producidas en el seno de nuestro suelo. El surgimiento de una notoria población estudiantil, sobre todo en los niveles medio y superior, la proliferación de instituciones universitarias en todos los ámbitos del país, el progreso de la investigación y la crítica, que amplían y perfeccionan continuamente el conocimiento de nuestra realidad, hacen imperativa la creación de una Biblioteca de Autores Peruanos que reúna las obras mayormente importantes de la cultura del Perú, que permita el trabajo fecundo de estudiantes y profesores, que facilite las tareas del investigador, que ayude al bibliotecario, al bibliófilo y que contribuya al conocimiento público de la profunda, ricá y variada realidad del Perú. Es innegable que tareas semejantes a la nuestra han sido emprendidas repetidamente en Lima, desde hace buen tiempo, pero lamentablemente tales empeños, se debe reconocer, han sufrido serias limitaciones. A veces el número de volúmenes ha sido relativamente exiguo, en otras oportunidades se han trabajado textos incompletos, antologías apresuradas, versiones imperfectas, y, por último, han abundado las ediciones febles, materialmente pobres que si bien han puesto en circulación libros abundantes y baratos, es también verdad que tales libros han sido pésimamente impresos, muy mal editados, tipográficamente vulgares y de calidad tan baja que no resisten la consulta continua y su conservación se hace imposible porque se deterioran y deshacen en breve tiempo debido a la pobreza de los materiales empleados en su fabricación y encuademación. Estas y otras razones nos conducen a la edición de una Biblioteca orgánica y amplia que ofrezca un conjunto de obras peruanas debidamente seleccionadas, con textos completos, rigurosamente corregidos y sin mutilaciones; acompañados de introducciones, prólogos y estudios sobrios y precisos sobre el autor y la obra y en ediciones pulcras, bien diagramadas* cuidadosamente impresas y encuadernadas, que permitan una lectura fácil y agradable y que aseguren tanto la conservación como el uso continuo del volumen.

La Biblioteca de Autores Peruanos desea reunir la totalidad de la cultura peruana y por esta razón editará textos de todas las épocas, desde la introducción de la escritura en el Perú en el siglo XVI hasta la actualidad. Justamente la edición de textos tan diversos en lenguaje, extensión y contenido nos ha obligado a dividir la Biblioteca en dos series de distinto formato. La primera, con el título genérico de COLECCION INCA GARCILASO, estará dedicada a los autores de los siglos XVI, XVII, XVIII y XIX que serán editados en textos completos, según las versiones más autorizadas o completamente modernizadas, en volúmenes de formato mayor que creemos es el más indicado para obras generalmente monumentales como es el caso de nuestro Garcilaso, los cronistas de la conquista, los escritores del virreinato o bien de autores republicanos como Palma. La segunda sexie, bajo la denominación de COLECCION CONTEMPORANEOS, estará dedicada a los escritores del siglo XX y se editará en formato menor, pero igualmente claro, elegante y adecuado al estilo ágil y conciso de los escritores contemporáneos. Para iniciar la serie de formato mayor hemos creído pertinente rendir público homenaje a quien simboliza en su persona y en su obra la cultura peruana, nos referimos naturalmente al Inca Garcilaso de la Vega, el primer mestizo y el primer intelectual del Perú naciente, cuya obra "Comentarios Reales de los Incas, reyes del Perú" constituye el primer testimonio de una nación futura, la primera síntesis ideal del espíritu castellano, expresado armoniosamente en una prosa castiza y el alma indígena que bebiera, como él mismo lo dice, en la leche materna. Pensamos que el mejor homenaje que se podía rendir al Inca Garcilaso es la edición facsimilar de la preciosa primera edición, o edición príncipe de 1609, impresa en Lisboa, de su libro inmortal, para que los lectores actuales del Perú puedan contemplar las mismas formas gráficas que el gran cronista del imperio incaico vio en su lejano exilio y que era para él su testimonio de amor a la patria distante. Con la reimpresión facsimilar de este viejo y venerable libro iniciamos la Biblioteca de Autores Peruanos. Así mismo la Colección Contemporáneos la inauguramos con la novela "Los geniecillos dominicales" de Julio Ramón Ribeyro, escritor de una alta perfección técnica narrativa y quien encarna en su persona y en su extensa obra una de las figuras más representativas y señeras de la literatura contemporánea del Perú. Queremos, por último, poner en claro que nuestro programa editorial se desarrollará sin prisas y sin limitaciones de tiempo. A partir de estas obras inaugurales, de las dos colecciones, la Biblioteca de Autores Peruanos queda abierta para sus lectores y coleccionistas que a no dudar habrán de prestarle acogida permanente. Carlos MILLA BATRES

RIBEYRO

Y LA IMAGEN NOVELESCA LATINOAMERICANA

DE LA

BURGUESIA

Durante los últimos diez años el género novelesco ha tenido un impresionante desarrollo en América latina que ha trascendido las fronteras continentales, ha conquistado la crítica, público y grandes editoriales de la vieja España y ha logrado, por último, un buen número de traducciones a las principales lenguas europeas. Este movimiento literario ha significado, además, la liquidación de la que podríamos llamar novela realista latinoamericana, iniciada por La vorágine de José Eustasio y que culmina acaso en la obra de Miguel Angel Asturias, lo que significa una vigencia de casi cuarenta años, durante los cuales desenvolvió en grandes frescos narrativos el gigantesco paisaje americano y los profundos conflictos sociales de sus pueblos. Este primer gran movimiento novelístico latinoamericano tuvo como características principales una temática agraria, una técnica realista, más próxima a la lección de los maestros rusos que a la del olímpico Flaubert, y un aire marcadamente épico. Al cabo de casi cuarenta años de vigencia, que hemos indicado, la técnica narrativa realista y la problemática campesina terminaron por agotarse, por perder su eficacia artística, por no responder' ya a las urgencias de la realidad. Es casi evidente que los problemas sociales latinoamericanos en 1955 son muy diferentes a los de 1925 y que al término de la segunda gran guerra mundial los cambios producidos no podían dejar de tener una representación literaria distinta. Los cambios más visibles y de mayor influencia cultural fueron el crecimiento desmesurado de las ciudades capitales, la aparición de una clase media cada vez más grande y una nueva configuración de los conflictos campesinos. A este conjunto de acontecimientos sociales habría que agregar otro9 exclusivamente literario: a lo largo del siglo XX los novelistas euro-

peos y norteamericanos experimentaron una serie de procedimientos narrativos que sobrepasaban largamente el realismo clásico y que, dado el carácter universal y cosmopolita de la cultura contemporánea, no podían ser ignorados por los escritores cd sur del Río Grande. En el Perú los dos grandes representantes de la novela realista son Ciro Alegría y José María Arguedas. Ciro Alegría, quien escribe sus grandes novelas entre 1930 y 1940 pertenece clara y puramente al movimiento novelístico citado y descuella por la grandiosidad de sus paisajes, por su amplia visión de los conflictos propios del habitante andino, por el continuo aliento épico de su prosa. José María Arguedas* empieza su tarea narrativa poco después de 1930, pero como la continúa después de 1950 admite en sus últimas obras la influencia de la nueva novelística y así aparecen, en sus últimas obras, ambientes urbanos y conflictos sicológicos propios de la clase media. A pesar de todo, Arguedas continúa siendo, hasta el final, un novelista agrario, cuyos grandes temas son el paisaje andino y los sufrimientos del pueblo indio. Hacia el año de 1950 se advierte en el Perú la decadencia del género novelístico de técnica estrictamente realista y dedicada a describir el mundo campesino. Entre 1950 y 1960 se inicia un movimiento renovador impulsado, principalmente, por tres escritores jóvenes qué imponen nuevos temas y también nuevos procedimientos narrativos. Estos nuevos escritores son: Vargas Vicuña, Zavaleta y Ribeyro; los dos primeros se dedican todavía al relato de ambiente provinciano, pero su espíritu y sus técnicas son ya muy diferentes de los de Ciro Alegría o José María Arguedas. Eleodoro Vargas Vicuña es un narrador lírico, sumergido en el río primaveral de la parla campesina, cuyas aguas a veces turbulentas, decanta y perfuma con humanísima gracia poemática. Carlos E. Zavaleta se desentiende del aparato externo de los grandes conflictos sociales, que fueron el nervio de la literdtura inmediatamente anterior, y revela en cambio las resonancias sicológicas profundas y complicadas del habitante andino, gracias al empleo de las novedosas técnicas y la observación individual y sagaz del mundo provinciano. Antes de 1960, esta nueva narrativa se desarrolla, casi exclusivamente, en el terreno del cuento y el relato breve; apenas si podemos señalar una excepción importante: Los Ingar, de Carlos E. Zavaleta, 10

novela corta que, por lo demás, cfefce formar parte de una saga novelesca amplia no completada hasta hoy por su autor. En este momento, acaso podríamos llamar prenovélístico, aparece Julio Ramón Ribeyro y muestra desde el comienzo sus excelencias de cuentista. Si Zavaleta trae consigo las aportaciones técnicas europeas y norteamericanas, principalmente las de William Faulkner, Ribeyro se preocupa sobre todo por el sólido dominio de la estructura cuentística de acuerdo a los modelos clásicos de Flaubert, Chejov y Maupassant, pero al mismo tiempo se preocupa también por el tratamiento de motivos fantásticos, cuya impronta kafkiana es claramente perceptible. Hay todavía otra influencia que señalar: la de Borges. En mayor o menor medida, todos los narradores latinoamericanos de hoy han cursado esta lección que les ha enseñado la adjetivación precisa, el ritmo fluido y apretado, el desdén por la retórica fácil y ripiosa. Aunque tal vez los relatos iniciales de Ribeyro no muestren la influencia de Borges de una manera tan inmediata y evidente como la de Maupassant o Kafka, lo cierto es que la sobriedad y cadencia de su prosa revelan un claro parentesco con el maestro argentino y resulta un evidente antecedente peruano del estilo borgiano de dos novelistas inmediatamente posteriores: Luis Loayza y Mario Vargas Llosa. En sus comienzos literarios Julio Ramón Ribeyro pudo parecer m,enos brillante que otros escritores de su generación. Su prosa seca y directa no posee el poético encanto sensual del Nahuín de Vargas Vicuña, ni su técnica se sumerge en subyugantes complicaciones como ocurre en los relatos de Zavaleta. Sin embargo, Ribeyro recorre tenaz y seguramente su camino y a medida que avanza sus progresos se van haciendo cada vez más visibles. Aunque la crítica ha repetido continuamente que Ribeyro es un gran cuentista, debe reconocerse que es también un novelista muy importante y que sus dos novelas publicadas, Crónica de San Gabriel y Los geniecillos dominicales, poseen un valor singular, insuficientemente subrayado o destacado. Crónica de San Gabriel, aparte de sus valores intrínsecos, que no es del caso examinar aquí, significa la liquidación de la novela épica agraria. Efectivamente, los héroes de esta novela de Ribeyro no son los trabajadores del campo, son los terratenientes quienes aparecen no en su despótica grandeza, como por ejemplo en Gran señor y rajadiablos del chileno Eduardo Barrios, sino en la hora de su decadencia, envilecidos y degradados. 11

Pero donde triunfa el nuevo tipo de novela, de ambiente urbano y sicología profunda, es en Los geniecillos dominicales, cuya importancia no fue debidamente advertida en su momento a causa de azares imprevistos y lamentables. Escrita inmediatamente después de la Crónica de San Gabriel ganó el primer premio en el concurso de novela convocado por el diario "Expreso" en 1963 y fue publicada en 1965. Por desgracia, su edición fue pésima, plagada de erratas, en formato, papel e impresión de pobreza extremada y realmente repudiable y, para colmo de males, no se imprimió un cuadernillo de ocho páginas, hacia el final de la obra, con lo cual el texto se volvió incomprensible. Dadas estas circunstancias penosas, resulta explicable que la novela no fuera debidamente aquilatada por la crítica del momento. En esos años, además, emergía el llamado boom literario de Latinoamérica, que en el plano continental desplazaba a la antigua novela épica y agraria y que, al afirmarse en un número relativamente grande de obras novedosas poi el estilo y los temas, consiguió el favor de las grandes editoriales en lengua española; ante este alud novelístico Los geniecillos dominicales, pobremente impresa en una edición de ,(alcances estrechamente nacionales, a pesar de la novedad de su contenido y de sus virtudes literarias, resbaló fácilmente hacia la ignorancia o el olvido. Sin embargo, Los geniecillos dominicales significaba en el Perú el advenimiento de la novela urbana y representaba la nueva actitud literaria con mayor exactitud e intensidad que otras novelas contemporáneas o posteriores de mayor fama y difusión. Si la novela anterior a 1950 tuvo un carácter épico y estuvo dedicada casi exclusivamente a la descripción de ambientes provincianos y grandes conflictos sociales, la nueva novela desarrollada después de 1960 es predominantemente urbana, su carácter es lírico o puramente novelesco y los conflictos que describe son sicológicos (1). En este sentido Los geniecillos dominicales no solamente constituye una de las (1) Sería motivo de un ensayo largo y demorado la distinción entre carácter épico y novelesco del relato. Brevemente y a cargo de discusiones posteriores, podemos adelantar que en el relato épico los personajes son arquetípicos y rotundos, los conflictos trascendentales y la significación total de la obra tienden a representar un valor social; en los relatos novelescos, en cambio, los personajes son ambiguos e indecisos, los conflictos intrascendentes y la significación total de la obra se limita a un ámbito exclusivamente artístico. 12

primeras manifestaciones del nuevo arte de escribir novelas sino que^ posee, por lo tanto, un adelantado valor de novedad y también virtudes más permanentes: la precisión ceñida del relato, la neta caracterización de los personajes y, sobre todo, la sólida configuración artística de la obra. La novela urbana exige un estilo descriptivo distinto del de la novela agraria. En Los geniecillos dominicales ese estilo es acertadamente sobrio y rápido. Una burguesía más o menos floreciente, más o menos decaída, desfila en sucesivas páginas por una serie de lugares conocidos de la capital limeña: casas modestas, casas ricas, la vieja universidad, calles, plazas, bares y cafés del centro de Lima o de Miraflores, iglesias y burdeles. En ninguno de esos lugares se demora excesivamente la mirada del novelista, atenta más bien a los vaivenes sicológicos de los personajes, pero no incurre nunca en falsedad o escamoteo y como hábil pintor fija con dos o tres trazos el espacio necesario. Así debe ocurrir en el relato de ciudad, cuyo paisaje es abstracto y funcional, en contraste con la novela agraria y provinciana cuyos paisajes concretos, naturales y vivos adquieren categoría de personajes. Julio Ramón Ribeyro no solamente acierta en su acatamiento a • los principios generales de la descripción urbana; demuestra, sobre todo, su maestría en la acumulación de pequeños detalles que le prestan al relato vivacidad, luz y armonía; no cae en la ramplonería ni en la nebulosidad de muchas novelas urbanas arrastradas por el prosaísmo del ambiente; Ribeyro con sabia economía gobierna la narración utilizando diversos procedimientos literarios. Una virtud de la nueva novelística, admirablemente realizada por Julio Ramón Ribeyro, está constituida por el hábil manejo de las sicologías individuales. Aunque Los geniecillos dominicales sea una novela articulada alrededor de un carácter central, todos los personajes secundarios, estudiantes, maestros universitarios, parientes ricos, chulos y prostitutas, están claramente presentados mediante rasgos rápidos y seguros. Pero el protagonista de la novela es Ludo y en él Ribeyro ha concentrado su sagacidad sicológica; Ludo, como multitud de figuras novelescas, es un personaje ambiguo, un adolescente indeciso, un carácter informe. Resulta verdaderamente notable como Ribeyro ha delimitado esta ambigüedad, sin perderse en ella, como suele suceder a 13

muchos novelistas, de tal modo que el relato no se vuelve nunca confuso, mantiene siempre una lúcida claridad magistral. Este personaje ambiguo, este carácter no formado vive sumergido en un mundo igualmente equívoco, igualmente amorfo y sin ideales: el mundo de la ciudad burguesa latinoamericana. La conducta de Ludo, personaje paradigmático de un mundo pequeño burgués, está gobernada por motivos banales, por apetitos mezquinos o por ideales imprecisos que una realidad prosaica e implacable desmorona sin remedio. Este es el valor supremo de la novela de Ribeyro: la demostración del contenido irrisorio del mundo pequeño burgués. La forma sobria y contundente, en que revela este contenido irrisorio, coloca a esta novela por encima de otras que han pretendido lo mismo y no lo han logrado tan cabalmente, aunque han gozado, luego, de mayor favor de la crítica y han logrado una más alta fortuna editorial. Un ejemplo bastará para subrayar esta virtud: la orgía que planea Ludo al comienzo de la novela. Ya este primer proyecto del protagonista muestra una suerte de idealismo negativo, casi un antiideal limitado al goce de placeres puramente sensuales; pero incluso este ideal negativo se frustra y el personaje no alcanza siquiera la grandeza en el mal o en la perversión y termina por ser juguete de una farsa grotesca \y deprimente. Nos encontramos aquí ante el primer gran motivo antiépico de la nueva novela latinoamericana: la mostración de un mundo degradado, sin grandeza ni en el bien ni en el mal, ni en el ideal ni en la praxis. Mundo cuya mayor heroicidad está simbolizada en el muchacho que sin agua ni jabón se afeita el bigote en seco. Heroicidad vacua, intrascendente, cómica y muy distinta del valor desesperado e ineficaz, pero trascendente y aleccionador, de los comuneros de Rumi barridos por la metralla, sin tierra por donde escapar, en un mundo ancho y ajeno. De una manera lúcida y verdaderamente rotunda Julio Ramón Ribeyro ha tocado el meollo de la nueva realidad urbana latinoamericana, ha señalado magistralmente el camino que desde hace diez años vienen recorriendo los novelistas contemporáneos, ha configurado en una bella imagen novelesca el contenido irrisorio de los actos y las ideas de la burguesía latinoamericana. WASHINGTON

14

DELGADO

CAPITULO I Porque hace calor, porque las máquinas de la oficina escriben, suman, restan y multiplican sin cesar, porque ha pasado en ómnibus durante tres años seguidos delante de esa casa horrible de li% avenida Arequipa, durante tres años cuatro veces al día, es decir, tres mil seiscientas veces descontando los días feriados y las vacaciones, porque vio en la calle a ese viejo con la nariz tumefacta como una coliflor roja y a ese otro que en una esquina le metió el muñón en la cara pidiéndole un sol para comer, porque es 31 de diciembre en fin y está aburrido y con sed, por todo eso es que Ludo interrumpe el recurso de embargo que está redactando y lanza un gemido poderoso, como el que dan seguramente los ahorcados, los descuartizados. Un centenar de cráneos en su mayoría calvos vuelven hacia él la mirada y, poco acostumbrados a lo insólito como están, regresan la atención a sus pupitres. Ludo desgarra el recurso y en su lugar escribe su carta de renuncia. Su jefe trata de disuadirlo con untuosos argumentos, pero al atardecer Ludo abandona para siempre la Gran Firma, donde ha sudado y bostezado tres años sucesivos en plena juventud. Mientras camina • hacia el paradero del ómnibus se da cuenta de un detalle: que a veces basta tomar una determinación importante para que de nuestros ojos caiga el velo que tiende la rutina: solo entonces vemos el verdadero rostro de las cosas. Así, mientras hace su camino, descubre que en la fachada de la iglesia de San Agustín hay un pórtico barroco digno de una erudita contemplación, que la gente que anda a su lado es fea, que hay multitud de bares con olor a chicharrón y que los avisos comerciales, tendidos en las estrechas calles de balcón a balcón, convierten el centro de Lima en el remedo de una urbe asiática construida por algún director de cine para ios efectos de un film de espionaje. Ludo penetra en uno de los ^ 15

bares y pide una cerveza conmemora ti va. Y ve entonces algo más: que en los bares de Lima no hay mujeres. Solo grupos de machos ruidosos o melancólicos que comen panes grasientos y beben líquidos estimulantes. Y le basta comprobar esto para encontrarse poco después en la cola del ómnibus, incorporado nuevamente al ceniciento mundo de los empleados. Llega a su casa con la doble depresión del día que termina y del año que se acaba. Mientras vaga por las habitaciones oscuras trata de encontrar en el año agotado uno de esos momentos dorados que hacen soportable la vida: no ve otra cosa que interminables viajes en ómnibus, colectivos, taxis y tranvías, que chatas casas envueltas en una voluta de cornisas, que páginas de calendario amontonadas, que hombres mutilados o deformes, que mujeres de espaldas, que escribanías, que copias sucias de derecho, que incursiones semanales a un bar de Surquillo. "El paraíso de la mediocridad", se dice y enciende la luz de su cuarto. Del muro pende el retrato oval de su bisabuelo, un viejo óleo donde el ilustre jurisperito aparece calvo, orejón, en chaleco y terriblemente feo. Ese hombre vivió casi un siglo, presidió congresos, escribió eruditos tratados, se llenó de condecoraciones y de hijos, pronunció miles de conferencias, obligó a su inteligencia a un ritmo de trabajo industrial, para al fin de cuentas ocupar una tela mal pintada que ascendientes lejanos no sabrían dónde esconder. "Ah, vejete y revejete, perdóname si he dejado el puesto. Por más que hagamos, siempre terminamos por convertirnos en retrato o en fotografía. Y cuidado con protestar, que te volteo contra la pared". Ludo se ríe de su fácil chiste, con esa hilaridad ahogada que acomete a menudo a los solitarios, pero al ver una llave sobre su escritorio se contiene. Es una llave extraña que nunca ha visto en su vida. Cada casa, por pequeña que sea, tiene su paisaje carcelario donde reinan las cerraduras, los pestillos y las llaves. Ludo conoce el suyo de memoria, desde la llavecita del reloj de péndulo hasta esos artefactos ferrosos guardados en el armario, pertenecientes a puertas ya destruidas, a casas que se abandonaron y que la tradi16

ción familiar conserva no se sabe por qué, quizás como testimonio de que alguna vez se tuvo acceso a algún magnífico solar. Ludo coge la llave intrusa y se apresta a interrogarla, cuando escucha los pasos de su madre en el jardín. La encuentra en la cocina, con el velo aún puesto y el devocionario en la mano. Apenas Ludo le muestra la llave, ella abre la boca: "Que Abelardo se fue hoy a la sierra con toda su familia, que dejó la llave de su casa y dijo que por favor fuera a dormir allí, que no sea que le roben, que últimamente hay muchos ladrones por la huaca". Ludo ya no escucha el resto. Ese espacio que le abre la llave no puede ser otro que el espacio de la orgía, el lujoso escenario donde es necesario hacer convergir, por desquite, ese año miserable y darle, en artículo mortis, una apariencia de molicie. De inmediato se dirige hacia el teléfono. Con el fono aún en la mano espera que su madre penetre en su dormitorio y luego se comunica con Pirulo: "Habla Ludo. Tengo que darte dos noticias. Primero, he renunciado a mi puesto y me han dado cinco mil soles de indemnización. Segundo, mi tío Abelardo se ha ido a su hacienda y me ha dejado la llave de su casa. Si no comprendes eres un cretino. Te espero". En la esquina compra una botella de cinzano y otra de pisco y después de dejarlas en su escritorio, al lado de novelas y de códigos, va al dormitorio de su hermano. En pijama, enredado en las frazadas, Armando duerme la siesta, una de esas siestas que se prolongan hasta el anochecer, se confunden con el reposo nocturno, amanecen abotagadas, renacen después del almuerzo, vuelven a penetrar en la noche, interrumpidas tan solo por desganadas comidas, para terminar de pronto en un día gris de la semana, sin memoria de su origen ni de su duración. Ludo anuncia que ha renunciado al puesto y que prepara una orgía para esa misma noche. Armando se hace repetir la noticia, pero ni siquiera cuando Ludo echa sobre el tablero de ajedrez su fajo de billetes, puede evitar el desplomarse sobre la almohada. "Eres un competidor de menos", agrega Ludo y recogiendo sus billetes regresa a su dormitorio para prepararse el primer capitán. 17

Después de mezclar el cinzano con el pisco y de beber un trago, Ludo siente que las malas bestias, que desde la presentación de su renuncia han comenzado a congregarse en una zona oscura de su conciencia, reptan hacia la luz, usurpando formas cada vez más inteligibles, hasta que por último se funden en una imagen humana: la imagen paternal: "Has abandonado el trabajo, renuncias a la oficina donde pasé mi vida, te mofas de tu porvenir, te adhieres al mundo del desorden, privas a tu madre de una ayuda, aceleras la decadencia". La andanada continúa, pero Ludo ha abierto la puerta de su dormitorio para respirar el aire del anochecer. Con su copa en la mano merodea por el pequeño jardín, donde cada yerba conoce algún enigma de su infancia. La Walkiria: ¿desde qué rincón observaba en sueños su perfil? Su evocación es interrumpida por una especie de serpiente silbadora o de junco pensante que rampa por el muro. Sosteniendo sobre sus larguísimas piernas un tórax atrofiado y encima del tórax una cabeza casi del tamaño de un puño, Pirulo pone en práctica su costumbre de no penetrar en la casa sino como un secuestrador: por encima de la pared. Pronto cruza bajo el jazminero y se encuentra sonriente al lado de Ludo: "Hermanón, el plan anda firme. Al bajar del tranvía me encontré con el Sabido. Tiene seis hembritas del cara jo. Pero hay que conseguir carro. Sin movilidad la cosa no marcha". Ludo, sin responder, hace pasar a - Pirulo a su dormitorio, le sirve el primer capitán y va directamente al teléfono. Al cabo de unos minutos regresa: "Está todo arreglado. Mi primo Nirro pone el carro, líe llamado además a Pablo y a Manolo. Todos irán a las diez a la casa de mi tío". Pirulo se sirve un segundo capitán: "Debemos ir reconociendo el terreno". Ludo encorcha las botellas: "Allá debe haber trago, pero llevaremos éstas por si acaso. Espérame en la calle que salgo dentro de un rato". Ludo va a la cocina y merodea un rato alrededor de su madre, que despluma unos patos: "Que no te hagas ilusiones, que estos patos no son para la cena de esta noche sino para el santo de Maruja mañana, que ya sé que no vendrás a las doce ni a comer un panetón". "He dejado el trabajo", la interrumpe Ludo. Su madre lo 18

observa, con ese ligero temblor en los labios que anuncia alguna memorable admonición, pero su boca se mantiene cerrada y pronto sus manos encuentran sobre el buche del pato la tarea» interrumpida. Ludo aguarda un momento, inquieto, decepcionado casi porque el reproche no llega y al fin, ahogado ya por tanto silencio, abandona rápidamente la cocina. Al llegar a la mansión de su tío emprenden de inmediato la exploración. Para empezar encienden todas las lámparas que encuentran a su paso, las que se precipitan desde el cielo raso con su cascada de falsas lágrimas de vidrio o las que surgen en cada consola, florecen en todas las mesas, púdicamente cubiertas con sus pantallas de seda. Solo se detienen al descubrir el bar: un enorme recinto con mostrador, taburetes y un anaquel donde relucen un centenar de botellas. Pero, vana ilusión, con excepción de una de whisky y otra de anís del Mono, el resto están vacías. "Maldita sea la úlcera de mi tío", exclama Ludo mientras Pirulo corre a la refrigeradora para buscar hielo y preparar el primer trago. Después de hacer un brindis, organizan sus proyectos: "Suficiente cantidad de dormitorios. Comprar más trago. Poner música. Bailar. Elegir a su mujer. Evitar líos. Disminuir la luz. No beber mucho. A ellas en cambio emborracharlas. Después hacerlas bailar calatas". El plan se va perfeccionando por sucesivas adiciones y sustracciones hasta que por fin alcanza ese equilibrio laborioso, que hace inútil cualquier añadidura, por el temor de que una palabra más baste para que todo el edificio se derrumbe. Una timbrada los sobresalta. "Pero si todavía no son las diez", protesta Ludo. Al abrir la puerta, penetra Armando, encorbatado, perfumado, buscando con la mirada invisibles presencias. "¿Dijiste algo de una orgía? Yo estaba medio dormido. ¿Dónde están las mujeres?". Ludo trata de expulsarlo, diciéndole que sobra pero Armando logra instalarse en un taburete: "De aquí nadie me mueve. Orgía. Quiero saber qué quiere decir esa palabra. Hasta ahora sólo la he visto escrita". Ludo y Pirulo deliberan y acuerdan por fin aceptarlo. "Le diré a Manolo que no venga", dice Ludo cogiendo el teléfono, y tú, Armando, si quieres quedarte aquí anda a comprar trago". Armando protesta: "Yo no soy el sirviente". Pero cuando ve alargarse hacia él 19

un billete de cien soles, lo coge para añadir: "Me quedaré con el vuelto". Cuando sale, Pirulo pone un disco en el pick-up, mientras Ludo llama a la casa de Manolo y después cuelga: "Ya salió de su casa. Resulta que ahora sobra un hombre. Bueno, habrá guerra. El que no chapa mujer que se friegue". A las diez en punto vuelve a sonar el timbre y el primo Nirro, acicalado, altísimo, con su ralo pelo rubio colado a su cráneo dolicocéfalo y su flotante terno de verano, aparece en el dintel: "Buenas noches a todos. El carro espera en la puerta. ¿Vamos a ir ya a buscarlas?". Aún no le han respondido cuando Manolo y a los pocos segundos Pablo aparecen en la vereda. Ludo comprueba que por primera vez sus amigos llegan puntualmente a una cita y se dice que en una ciudad de masturbadores o putañeros no hay mejor cebo para asegurar el quorum de una reunión que ofrecerles a los comprometidos el premio de una mujer. "Bueno —dice— Nirro, Pirulo y yo vamos a buscar a las mujeres. Ustedes pueden quedarse aquí oyendo música y tomando trago. Pero guarden el whisky para impresionarlas. Ya después le meteremos al cañazo". El carro es un desastre. A las tres cuadras se planta. "Creo que no hay gasolina", dice Nirro. Ludo saca otro billete de cien: "Llénale el tanque". Diez minutos después continúan la marcha, por una ciudad de fiesta, que se desliza iluminada, engalanada, como una novia borracha, entre moreras y. petardos, quién sabe si hacia una luna de miel atroz, hacia un naufragio. "Esto es vivir —dice Pirulo—. Carro, trago, casa, buenas hembras . . . Lindo Año Nuevo. Por allí no, toma por la Alameda y cruza los rieles". Nirro cuadra el carro frente a "El Triunfo" y precedidos por Pirulo penetran en el bar. A pesar de no ser medianoche ese bar es ya la república de las botellas. Por todo sitio se las ve: esbeltas sobre las mesas, tumbadas en las losetas, viajando hacia el gaznate de los bebedores u ordenadas, laicas, en las estanterías, esperando la leva final de la cual no se escapará ni el inocente jarabe de fresa ni el pisco Santa Rosa, quemador consagrado de estómagos. Pirulo se des20

plaza por ese recinto de vómitos y pugilatos como por un bosque familiar. Después de inspeccionar hasta en el urinario regresa trémulo: "No está el Sabido, mierda, y me dijo justamente a las diez". No hay más remedio que esperar. Ludo, embarcado ya en su lujoso proyecto, pide whisky para todos. Al segundo trago los batientes de la puerta se abren y el Sabido asoma su engominada peluca al final de un cuello ágil, donde un examen atento discriminaría manchas de carca. Al verlos muestra todos sus dientetes: "Qué puntuales. Eufemia me espera afuera. Hay que ir por sus amigas. ¿Qué están tomando?". Acercándose al mostrador olfatea los vasos: "Caramba, trago fino, ¿me puedo pedir uno?". Ludo accede. "Pediré también uno para Eufemia. Voy a llamarla". Al minuto reaparece tirando del brazo a una zamba flaca que lleva un clavel detrás de la oreja. "¿Por qué no nos vamos de una vez a la fiesta? —protesta Eufemia— Este lugar no me gusta. Está lleno de cholos". El Sabido le embute su whisky casi a la fuerza y un momento después están todos en la calle. "Bueno, ahora vamos donde tus amigas". La zamba se alarma: "¿Qué amigas?". Pirulo y Ludo se miran. "Cómo, si tú me dijiste carajo que tenías unas amigas. No te hagas ahora la del culo angosto". Eufemia está ya sentada en el carro, al lado de Nirro: "Yo te dije que tenía amigas. Eso es todo". Ludo se acerca al oído de Pirulo: "Ensarte. No hay mujeres, no hay nada, la orgía se va al diablo". Pirulo se encara con el Sabido: "Ahora no te eches atrás. Dile a Eufemia que las consiga de donde sea. La orquesta está esperando. La gente también. Nos vas a aguar el pastel". El carro se ha puesto ya en movimiento. "¿Oyes Eufemia? Mis amigos han preparado un fiestón con orquesta y todo. Búscate un par de zambas". Eufemia queda callada. "¿Y dónde van a entrar? Este carro es muy chico. Dobla a la derecha. Veré si está Rosa". Empieza una ronda angustiosa por las calles de Surquillo. Cada dos o tres cuadras Eufemia obliga al carro a detenerse, desciende sola o con el Sabido y penetra en los callejones, en quintas o en chinganas de japoneses, de donde sale siempre diciendo "no está, no puede, está enferma". Cerca del cine "Leoncio Prado" encuentra a un soldado, al que quiere introducir en el carro diciendo que es su primo. Todos protestan. Al fin, de un edificio de la avenida Prima21

vera sale con una buena noticia: "Eva se está vistiendo. Dice que le esperemos unos minutos". Las miradas de todos los hombres quedan posadas en la puerta del edificio, esperando la aparición de Eva. No se habla. El carro está lleno de un espeso sabor a Chesterfield. Una extraña entidad desciende las escaleras, vacila sobre la calzada y avanza resueltamente hacia el automóvil. Al principio no saben si se trata de una niña, de una vieja o de una jorobada. En todo caso debe ser algo muy pequeño pues cuando llega al carro, su rostro alcanza apenas a mirar por las ventanillas. "Yo no entro aquí, hay muchos hombres". Eufemia ríe: "Pasa Eva, siéntate a mi lado. Las otras chicas ya están en la fiesta". Eva se encarama y da su manita blanda al grupo de hombres, que al comprobar de cerca la verdad de esa pobre naturaleza humana no tienen fuerzas para hablar y balbucean su presentación. El carro vuelve a partir. "Nos jodimos— dice Pirulo a Ludo—. Ahora que lleguemos con este cargamento nos van a linchar". En el espejo de retrovisión ven las cejas del primo Nirro, fruncidas, gravísimas, como si llevara un cortejo rumbo al cementerio. Armando, Manolo y Pablo estaban en la puerta, impacientes, fumando. Apenas ven aparecer el automóvil se precipitan hacia sus portezuelas. Desde un balcón lejano, alguien que no pudiera percibir los detalles de la escena, la juzgaría así: tres puntos se aproximan a un rectángulo motorizado y son repelidos por él con una fuerza igualmente proporcional a la utilizada en su acercamiento. Cuando Eva y Eufemia cruzan el dintel, los hombres se han refugiado en las profundidades del bar. Ellas avanzan con cautela por las salas espaciosas, mirando el techo, las paredes, no con admiración, sino con una invencible desconfianza, como si alguien les fuera a saltar sobre la espalda. "Pero si no hay nadie. ¿Dónde está la gente? No se oye ta orquesta". El Sabido las sigue: "Cállate imbécil. ¿No sabes que en las casas decentes la farra empieza después de las doce?". Cuando entran al bar ven una mesa con tapete verde, desde la cual Armando, Manolo y Pablo fuman sus cigarrillos y las examinan sin clemencia. Ludo, Pirulo y Nirro, que forman la retaguardia, aparecen. Ludo comprueba que la reunión está tomando un cariz funerario: 22

"Están en su casa, sírvanse lo que quieran. Vamos a poner música". El Sabido se precipita hacia el mostrador, toma la botella de whisky para observarla al trasluz, la arroja y se sirve anís del Mono en un vaso. Eufemia lanza una mirada circular: "Se parece a la casa de mi tía Perla". Ludo se retira a la cocina para buscar hielo. Armando, Manolo y Pablo, que desde hace rato forman una entidad indisoluble, una especie de monstruo tricéfalo, lo siguen para arrinconarlo contra el lavadero: "Cabrón, ¿a esto le llamas orgía?". Ludo se sirve un vaso de agua: "Ataquen a la enana. El Sabido nos ha engañado. Y si están aburridos, lárguense de aquí". Cuando regresan al bar, el Sabido ha puesto ya un mambo y desde lejos, contorsionándose, invita a bailar a su mujer. Nirro lee un periódico en un sillón, mientras Pirulo inspecciona las botellas. La enana permanece de pie, contra la pared, con su cartera en la mano, pestañeando, desorientada, indecisa, sin saber si debe beber, bailar, llorar o desaparecer a la carrera. Ludo sirve dos cuba-libres y se acerca a ella: "Toma, está suave". Mientras beben observan que el Sabido y Eufemia han organizado ya su fiesta particular: al bailar, la falda se eleva en un torbellino y la mano diestra busca del magro muslo la zona calurosa. Cuando Nirro doblando su periódico se anima a reclamar una pieza, el Sabido lo aparta con la mano: "Quita, mierda". Pirulo ha encontrado consolación en los golletes del aguardiente y la enana se esfuma por la mampara que lleva a la terraza. Ludo, con su vaso en la mano, la sigue. Empieza entonces un extraño ballet cerca de los cipreses. No es un diálogo impersonal, ni una corte de amor, ni una persecución. Ludo, dueño aún de sí mismo, sigue a la enana, conducido por una especie de cólera sorda o de estandarte viril. La enana avanza, se detiene, reanuda su marcha, se apoya en un muro, pensativa, vigilante. Ludo la roza para hacerle una alusión metafísica al Año Nuevo o se aleja de ella dialogando con su copa. De pronto la enana se escabulle por una puerta que comunica con los patios de la servidumbre. Ludo arroja su copa al suelo y emprende la cacería. 23

El no conoce bien la casa y lo primero que siente contra su nariz es la adhesión de cuatro sábanas tendidas que le cierran el paso. Pero, por debajo de ellas, percibe dos pantorrillas ágiles a punto de subir una escalera. Apartando las sábanas a trompadas, cruza una zona oscura, reconoce a la enana en lo alto a punto de tomar el pasadizo y empieza a subir de cuatro en cuatro los escalones. Ahora recuerda: después de ese pasadizo debe haber un living al cual convergen la mayoría de los dormitorios. Guiado por las luces que la enana va encendiendo, llega hasta un sofá, donde su presa se ha ovillado en una posición equívoca, que Ludo considera como una espera, pero que en realidad es una compresión de todos sus miembros, destinada a la acumulación de un mayor impulso, pues apenas Ludo llega a su lado, la enana se eleva por los aires, cruza una distancia asombrosa sin tocar el suelo y desaparece por la puerta de la biblioteca. Ludo, cegado ya su príapo triunfante, quiere atraparla al vuelo, se va de narices contra la pared y cambiando de rumbo penetra en la biblioteca. Eva gira alrededor de la mesa, le arroja un secante, luego un pisapapel de vidrio. Ludo juzga obvias las palabras y se limita a perseguirla. Finalmente opta por la treta de sorprenderla debajo de la mesa, pero cuando introduce los hombros bajo la superfice de cedro, la forma vuelve a elevarse, esta vez por encima del escritorio, y reingresa al living. El juego continúa. La enana en su fuga cierra tras ella las puertas o apaga las luces. Ludo vuelve a abrir unas y a encender las otras. Atraviesan raudamente aposentos donde espejos de roperos y tocadores le devuelven a Ludo imágenes fragmentadas y fugaces de su apariencia: piernas flexionadas, brazos que nadan, su torso encorvado, su corbata al viento o su propio rostro lívido, trasfigurado. En el dormitorio de su primo logró cogerla del talle. Más lejos, sobre la cama de la prima Angelí ta pudo rozar la convexidad de sus nalgas. En el amplísimo lecho matrimonial de sus tíos hubo una revolcada heroica, pero sin consecuencias. En la sala de costura rompieron vanamente una lámpara. Se produjo una especie de tregua en el cuarto de la gobernanta, donde la enana que resbaló sobre el encerado alegó haberse luxado un tobillo. Luego la montería continuó, encarnizadamente, por el baño de mayólicas verdes, por el de azulejos, hasta 24

que al fin, su príapo ya declinante, Ludo ve que la enana abandona los espacios cubiertos para lanzarse por las escaleras de la azotea. La sigue sin convicción, bajo el cielo atravesado de petardos y por los estertores que* la fugitiva va dejando a su paso adivina que esta en uno de los cuartos de sirvientes. Al encender la luz la descubre tendida de vientre en la cama, exhausta, mirándolo aterrada. Con el derecho del vencedor se acerca a ella y le arranca la falda de un tirón. Se proyecta ya enérgicamente sobre sus nalgas cuando un resto de lucidez le permite registrar un calzón mugriento, con un enorme agujero por donde un glúteo intocado respira. Entonces ya no puede más: toda su fatiga, toda su vergüenza, todo su asco, todo su alcohol le remontan a la cabeza, el cuarto se pone a girar vertiginosamente, y sin ver la última, la impecable parábola que describe la enana al abandonar el cuarto, llevándose en una mano su falda como un cometa su cola, cae de bruces vomitando sobre la almohada de paja. En ese momento la ciudad de Lima lanzó su poderoso clamor de campanadas al vuelo, de cohetones, de bocinas de automóviles, saludando al Año Nuevo que llegaba.

25

CAPITULO II El balance de esta frustrada orgía fue el siguiente (para la contabilidad del tío Abelardo): consumiciones: una botella de whisky y otra de anís del Mono; roturas: cuatro vasos de baccará, un cenicero de mayólica, un cristal de la ventana y una lámpara de mesa; extravíos: una copa que Ludo tiró al jardín y que no pudo encontrar por más que la buscó en cuatro pies por los geranios; robos: el reloj de mesa del bar, hurtado aparentemente por el Sabido; daños menores: una quemadura de cigarro en la alfombra del living (autor desconocido). También se produjeron algunos ingresos: tres de las botellas de Coca-Cola que nadie quiso deber; un arete, perteneciente presumiblemente a la enana y perdido durante su alocada fuga; un calzoncillo misterioso encontrado en el baño. Ludo, al día siguiente, aún medio borracho, hizo minuciosamente este recuento, ayudado por Pirulo quien se ocupaba de reunir los puchos sobrantes y componer con ellos larguísimos cigarros. El balance se agravó en detrimento de la casa cuando, ocupados en destruir el desorden, hallaron una refundida botella de gin inglés. Pirulo sostuvo que no había angustia, cualquiera que fuese su origen, capaz de resistir un trago de gin en ayunas. En efecto, después del primer trago todo ese malestar indeterminado que flotaba en sus venas como una maldición coloidal, se precipitó en sus estómagos bajo la forma de una sed implacable y hubieran seguido bebiendo si el teléfono no retintara. Ludo escuchó la voz de su madre: "Que ya son las tres de la tarde, que acuérdate que es santo de Maruja, que Armando llegó esta madrugada borracho". Ludo colgó el fono: "Tenemos gran almuerzo. Quítate la mugre de encima y disponte a departir civilmente con mis tías". Pirulo fue a ducharse mientras Ludo, que había dormido de un tirón y vestido en la cama de la sirvienta, planchó concienzudamente su pantalón. 27

En efecto, la casa estaba llena de tías. Todas devotas, sacrificadas y de una honestidad que rebasaba con largueza los límites de sus parroquias. Ludo se deslizó ante ellas como por una cripta, abandonó a Pirulo al interrogatorio de sus parientes y se introdujo en la cocina, donde su madre rodeada no solo de las sirvientas de Maruja sino de las sirvientas de todas sus tías daba los últimos toques al arroz con pato. "Feliz Año Nuevo", dijo poniéndole el índice en el hombro, contacto extremo al cual lo llevaba su amor filial. Su madre no hizo otra cosa que descolgarle una mirada oblicua, una de esas miradas que Ludo consideraba como una síntesis celeste de aprehensión y de juzgamiento. Esa mirada lo vio todo: sus ojos hinchados, su palidez de trasnochador, un botón de menos en su camisa y expresó en el acto su veredicto con dos términos casi equivalentes: haragán y vicioso. Ludo se dio media vuelta y con otra mirada, heredada por línea materna, registró en un tiempo infinitesimal las posibilidades carnales de la servidumbre. Nada le llamó la atención porque de inmediato volvió a mirar a su madre y algo vería en ella de menesteroso, pues su mano, por un simple reflejo, sin que mediara ninguna cogitación, extrajo un billete de quinientos soles de su bolsillo y lo introdujo en el mandil maternal: "Tu regalo de Año Nuevo". Sin esperar su reacción voló hacia la sala al rescate de Pirulo. Lo divisó arrinconado contra la pared, privado de cigarrillos y de copas, con sus enormes brazos inútiles, cercado de tías, en trance de reinventar tal vez su vida, porque las señoras lo miraban aprobativamente y repetían: "Es un muchacho de porvenir". Ludo, desde lejos, le tendió una frase, como quien le tiende una soga a un náufrago y, prendido de ella, Pirulo fue abandonando el piélago hasta que, después de eludir los últimos escollos, sobre todo el arrecife de tía Edelviges contra el cual no había cristiano que no encallara, llegó sano y salvo al patio de los hombres. Pero allí los esperaba otro peligro que ni el mismo Ludo había previsto: el remolino verbal de su cuñado Genaro. No solo era la cantidad de palabras que podía pronunciar matemáticamente en una limitada fracción de tiempo, sino el volumen descomunal de su discurso. Pero al menos a la sombra de Genaro uno podía tener la seguridad de comer y beber en paz, puesto que nunca sería interrogado. Pirulo y Ludo de pie, va que eso de sentarse a la mesa era una fórmula caduca, comen28

zaron a realizar el milagro de la multiplicación de las manos: sostener al mismo tiempo el plato de tamales, los cubiertos, el vaso de vino, el pan y la servilleta. La reunión continuó a lo largo de la tarde, sin saberse cómo había comenzado ni a qué horas habría de terminar. Los santos de Maruja eran siempre así: un tráfico continuo de personas que llegaban y de otras que se iban y de cuya masiva afluencia, concentrada en un momento imprevisible, dependía el que luego se hablara de almuerzo, de lonche .o de comida. A veces, pequeños incidentes, como la caída de un primo por las escaleras o un buen chiste que tuvo la fortuna de ser escuchado por todos, remplazaban al número y servían para calificar gastronómicamente la naturaleza de la reunión. Para Ludo ese día fue lonche, pues a esa hora llegó su abuela paterna. Era una de las pocas personas en su familia con la cual se sentía de inmediato en comunicación. Ludo la admiraba porque tuvo una juventud desordenada, amaba el lujo, no iba nunca a misa y .era de lina prodigalidad casi pecaminosa. La vieja vivía idealmente aún en esa Lima feliz en la cual se creía en las virtudes curativas de la leche y en la decencia del ocio. Después de haber comido y bebido cuanto les fue presentado, hacia el atardecer Ludo y Pirulo se encontraron en el círculo de las primas, solteras y castísimas, enterrando sus sucios hocicos en un plato de helados. Alguien amenazaba con un baile familiar y ya Genaro, promotor de toda iniciativa donde prevaleciera la palabra o el movimiento, había embarcado a Maruja, que protestaba, en la vorágine de una polca. Ludo y Pirulo que eran malos bailarines decidieron desembotarse respirando un poco de aire marino y salieron a la calle. Pronto fueron Jos únicos clientes de esos crepúsculos limeños que se mueren solitarios, avergonzados, sobre la baranda del malecón. Ludo miraba el mar, la isla de San Lorenzo, acordándose de su padre, cuando muchos años atrás los llevaba de la mano, por la entonces ancha calle de tierra, para mirar el poniente. Lo que Ludo vio esas tardes jamás pudo olvidarlo: su padre, casi en vísperas de morirse, recortado contra trenes de fuego, contra horizontes de aves estercoleras, contemplando angustiado la tarde, fascinado quizás por 29

la parábola solar, perfectamente cumplida, tan diferente a su vida malograda en pleno vuelo, lejos aún de la majestad de la declinación. "Ilermanón, estoy medio zampado", balbuceó Pirulo y se llevó la mano al bolsillo de su saco. Ludo adivinó: se avecinaba uno de esos momentos de intimidad en los cuales era inevitable el intercambio de papeles escritos. Pirulo ya extraía una hoja de cuaderno que desdobló con infinito cuidado. "¿Sonetazo?", preguntó Ludo. Pirulo sonrió: "INo, metafísica". Ludo cogió el papel y le echó una ojeada. "Espacio sujeto a forma", comentó pedantescamente. "Un profesor cabezón, ya lo sé", exclamó Pirulo, "Patio de Letras, año 1946, lo veo claramente". Enseguida recuperó su papel y saltó la baranda del malecón, perdiéndose tras el desmonte. Ludo hurgó en sus bolsillos a la caza de algún papel vengador, pero lo único que halló fue el arete de la enana. Cuando Pirulo regresó diciendo que su metafísica le había sido útilísima, Ludo estaba distraído, jugando con el arete de la enana y ni siquiera escuchó las propuestas de Pirulo para atravesar los rieles y perderse en los laberintos de Surquillo. "Regreso donde Maruja", dijo echándose a caminar. Pirulo lo siguió, tentándolo aún, pero lo único que consiguió antes de partir hacia su cerveza fue darle un sablazo de cien soles. Cuando Ludo regresó a la casa vio que la mesa del comedor desaparecía bajo esa colección de bocaditos que honran el fino sentido que de los matices tiene el paladar limeño. En otras circunstancias se hubiera detenido para analizar el origen histórico, la forma, el color, la composición, la función y las correspondencias que con el temperamento de sus habitantes tenía cada una de esas invenciones, pero desde que estuviera en el malecón sólo le interesaba capturar a su tío Gonzalo. Lo divisó en un extremo, paladeando un copetín de pisco. Tomándole del brazo lo llevó a un lado: "Después de la comida daremos una vuelta juntos". Gonzalo lo miró sorprendido: "Pero, ¿qué te pasa? ¿Quieres que te dé tu golpe? Anda tranquilito no más y no me faltes el respeto". Enseguida se echó a reír con toda la cara, como él sabía hacerlo. Ludo admiró un momento su precoz calvicie, decorosa en verdad, pues provenía no solo de la rutina sino también de la depravación. "Quiero hacer un poco de vida nocturna", añadió. Gonzalo se puso serio: "Quita de acá. Yo no pago tus vicios. 30

¿Tienes plata acaso?". Ludo se palpó el bolsillo del pantalón: "¿No ves el rollo?". Gonzalo lo amenazó con un recto al hígado: "Hablaremos más tarde". Y más tarde ambos rodaban en un taxi rumbo a las calles de Lima. Ludo esperó que cruzarían los rieles por esa zona inquieta de La Victoria, que siempre fue para Ludo la tierra de los escándalos, pero Gonzalo ordenó al carro detenerse en Santa Beatriz: "Todavía es un poco temprano. Veré un momento a unos amigos". No entraron a una casa ni a un bar sino a una pulpería. Gonzalo, como muchos cuarentones, no se habituaba aún a los bares modernos y prefería beber en la trastienda de las pulperías, de pie, junto a los urinarios. Una población ferial se encorvaba sobre el mostrador de palo, chupando sus alcoholes. Gonzalo saludó a varios, presentó a Ludo y encargó una dosis. Al parecer en esa vil trastienda había una atmósfera de familia que se manifestaba por convenciones lingüísticas: por dosis el chino trajo una botella que contenía un líquido oscuro, en el cual Ludo, después de catarlo, reconoció la mezcla devorante de pisco y Coca-Cola. "Esto es lo mejor", dijo seriamente Gonzalo, "lo único que no me da dolor de cabeza". Ludo bebió con los bebedores, discutió con los discutidores, pero sin dejar de mirar con añoranza hacia la puerta, donde la noche se espesaba. "Vámonos ya", dijo al cabo de media hora. Gonzalo había olvidado completamente el objeto de esa salida: "¿Adonde?". Ludo se sintió defraudado: "No tengo mucho tiempo que perder. Te he dicho que quiero hacer vida nocturna. Si no vienes, me voy solo". Gonzalo se cuadró nuevamente, le dirigió un gancho al estómago, pero cambiando la dirección de su impulso avanzó la mano hacia su vaso: "El último". Se lo tomó de un sopilo, escupió y se desplazó hacia la puerta: "Sigúeme". Caminaron todavía un rato por las calles de Santa Beatriz. Ludo pedía un taxi, pero Gonzalo insistía en buscar por los meandros de su borrachera la casa de un tal Luque, propietario de un carro de plaza: "Nos llevará gratis. Ya verás. Es mi compinche". Al fin la encontraron. Salió un negro en pijama. "Vístete carajo, ponte tu terno carajo", decía Gonzalo. El negro protestaba, pero al poco rato 31

reapareció vestido. Mientras caminaban hacia un taxi estacionado a la vuelta, Gonzalo insultó a su amigo, hizo apartes con él, lo empujó contra las paredes y le descargó toda la variedad de golpes con que antes había amenazado vanamente a Ludo. "Eres una mierda, yo gano más que tú, dentro de siete años me jubilo con sueldo completo". El negro se limitaba a cubrirse. "No tan fuerte, viejo, la última vez me hinchaste el brazo y no pude manejar". Gonzalo se contuvo: "Tienes que aguantar zambo de mierda, si quieres salir con unos caballeros". Por último el taxi comenzó a rodar por los senderos del Parque Sucre, bajo los ficus agusanados y cruzó los rieles del Estadio Nacional. "Donde Nanette", ordenó Gonzalo. Este solo nombre, que Ludo escuchara a sus amigos nocherniegos, estaba rodeado de un prestigio tan exquisito que su imaginación, alimentada hasta entonces por los lenocinios de baja calaña, no sabía qué opulencia acordarle. La idea de la suntuosidad y al mismo tiempo de la clandestinidad le venía a la mente y le auguraba un escenario irresistible donde corría el champán y se revolcaban por el suelo banqueros de frac. Por eso, cuando el carro se detuvo frente a la fachada sórdida de una casa vulgar en una calle sin misterio, Ludo maldijo el espíritu bromista de su tío Gonzalo: "¿No habías dicho donde Nanette?". Gonzalo se limitó a señalar una puerta: "Allí es". Ludo sólo recordó haber recorrido una especie de pensión, es decir, una sucesión de habitaciones atestadas de vieja mueblería y de mujeres agotadas, donde la gente circulaba, se tropezaba, se perdía en los brumosos umbrales, reaparecía en el bar, siempre inquieta, siempre frustrada, condenada a un circuito vicioso que no mostraba otra cosa que los mismos rostros de hombres angustiados y de las mismas mujeres hundidas en sillones, fumando, sin otra vida que la de sus ojos pintados, abiertos sobre esa migración de machos sombríos, impotentes tal vez o podridos, a la caza de no se sabe qué vergonzosa compensación. Gonzalo acarició a una mujer, besuqueó a otra, intervino en una discusión, estuvo a punto de provocar una riña, cabeceó a un borracho testarudo y dio la orden de partida. Pronto Ludo y el negro Luque (que participaba en esta empresa no se sabe con qué título, 32

si como chofer o como amigo) siguieron a Gonzalo por el itinerario de sus placeres. Gonzalo, al parecer, no tenía un objetivo determinado. El entraba a los prostíbulos como los devotos a las iglesias (lo que alguien decía de Baudelaire): por costumbre. Era un rito pagano que tenía sus gestos litúrgicos, sus abluciones y sus consignas. Ludo trataba en vano de adivinar qué santo y seña depositaba en el oído de ciertos porteros hoscos para que las puertas se le abrieran de par en par, con el aderezo de una reverencia o cuál era el contexto tonal o fisonómico de ciertas fórmulas insípidas como "Hola negra" o "Qué rica estás" para que las meretrices se le echaran encima como a los brazos de un amante recuperado. Acariciar a la patrona, poner un disco en el juke-box, bailar con una pelandusca, invitar una cerveza, eran las formas exteriores de una disposición mucho más profunda, que no admitía falsificación, pues cuando Ludo trató de ensayar algunas de las actitudes de Gonzalo se dio cuenta que no iban con su apariencia y que solo producían a su alrededor el estupor o el vacío. El carro zigzagueó de un lado a otro de los rieles. Gonzalo siempre comandaba e imponía a los demás un caprichoso horario de permanencias o de partidas, que aparentemente no tenía justificación, pues apenas se atrevía a husmear por locales inquietantes o se aletargaba en otros de una insidiosa vulgaridad. Ludo no hablaba, respiraba a pequeños sorbos y dirigía todo el impulso de su atención al descubrimiento de lo dorado. Pronto tuvo la enojosa impresión de estar visitando los mismos lugares o de estar viendo a las mismas mujeres o lo que era peor a los mismos putañeros. Todos los burdeles se parecían y todas las rameras parecían acuñadas por un mismo y maldito golpe del destino. Tan sólo cuando el carro mostró su preferencia por las avenidas que iban al Callao sorprendió ciertos reductos más originales, pero que a su vez empezaron a repetirse: mocerías tropicales, dotadas de enormes patios descubiertos, con columnas que sostenían civiles enredaderas y bombillas de colores y donde reinaba un falso aire de jungla, poblada de mesitas donde dormían borrachos y bostezaban mujeres, mientras al fondo, en lo que debía ser el santa sanctorum de esa lujuriosa catedral, una orquesta de arrabal acompañaba a un enano que cantaba un tango de Gardel. Y como toda esta gira estaba regada con cerveza, Ludo, a las cuatro de la mañana, se sintió exhausto, ebrio y al borde una vez más de la derrota. 33

La sabiduría de Gonzalo llegó a su fin. Sus decisiones se hicieron vacilantes. Desvarió acerca de lugares alucinantes, situados en Barranco o en Chosica, adonde era necesario ingresar previa recomendación de un ministro. Por un momento Ludo se entusiasmó, pues entrevio la posibilidad de una vida erótica subterránea, apartada de las grandes rutas y donde no valían las consignas ordinarias. Pero Gonzalo se enredó, mostró todos los signos del hombre ya desprovisto de recursos y ordenó regresar a La Victoria. Solo faltaba eso: otra vez en el jirón Huatica. Amanecía. Una sucesión de puertas cerradas. Corredores que apestaban a creso. De vez en cuando una ventana abierta al alba, donde se veía una polaca insomne y septuagenaria, esperando a algún marinero tardío, algún ebrio sin memoria capaz de naufragar hipando entre sus muslos fofos. Y así llegaron hasta la última cuadra, la que lindaba con los corralones. Vieron una luz verde sobre un portón. ¿Por qué lo cruzaron? ¿Qué buscaban en suma después de tanta fatiga? Ludo sólo lo supo cuando luego de parpadear en la ruidosa sala, vio al fondo de la pieza lo que desde el atardecer, al lado del mar, mientras pensaba en la muerte, esperaba: una mujer que lo mirara con esa mirada posesiva y al mismo tiempo un poco ansiosa, que participaba en algo de la mirada de su madre, pero también de su propia mirada en el espejo. Y esa mujer, apenas lo vio, abandonó el mostrador donde estaba recostada y avanzó hacia él, decididamente, como si la cita hubiera estado concertada.

34

CAPITULO

III

Estrella, desnuda, en puntas de pie, se deslizaba por el aposento contemplando los objetos. Sin esperar ninguna autorización comenzó a pintarse las cejas con el lápiz de tía Carmela, se echó su perfume, usó sus polvos y presa de un afán de posesión, se lanzó sobre un armario de donde comenzó a sacar sombreros que se probaba y arrojaba al suelo, mirándose en el espejo del tocador y dando gritos de júbilo. Ludo contemplaba este ceremonial un poco perplejo. "¿Esto me lo regalas?", preguntó de pronto mostrándole un gorrito de piel, "tu mamá no se dará cuenta". Ludo recordó que a mala hora le había dicho que esa casa era suya. "Llévatelo", respondió para jio defraudarla. De inmediato Estrella corrió a la silla donde había dejado su ropa y metió el gorro en su bolso. Aún dio unas vueltas más por el cuarto, acarició con el dedo una porcelana de Sevres, encendió un cigarrillo y quedó por último sentada en un taburete, balanceando una pierna. En el momento en que Ludo, imitando a un cuadrúpedo, avanzaba sobre la alfombra con la intención de mordisquearle un pie, Estrella lo emparó avanzando una pierna hacia delante: "Me voy. Dame doscientos soles". Ese pedido le recordó a Ludo el carácter mezquino de toda esa aventura. "Pero si ya le di a la dueña del burdel", protestó. Estrella se puso de pie para buscar su ropa interior: "Ya sé, pero eso era una propina para ella. ¿No te acuerdas lo que te dijo? Que te llevabas a la joya de la casa". Ludo buscó alguna compensación: "Te los daré, pero apenas son las once. Quédate hasta la tarde". Estrella se había puesto el calzón: "¿Y a qué horas voy a dormir?". Ludo fue hasta su pantalón y sacó el rollo de billetes. "Toma", dijo alargando cien soles. Estrella miró el fajo que Ludo mantenía en la mano: "¿Tú eres millonario? Yo pensaba asos por el jardín y quedó inmóvil, mirándolo, con los brazos cruzados sobre el pecho. Dejó sus cosas amontonadas en el cuarto de su abuela y se fue al Porvenir, a buscar a Estrella. Solo su consejo. Como siempre, demasiado temprano. El Turbillón estaba cerrado. Vagó por la feria aún sin animación. La tarde se puso mustia. En un bar tomó un pisco, rodeado de obreros. Era la hora fatal de los bebedores. Un poco lúcidos aún, cambiaban entre sí frases largas y adornadas, mientras detrás del mostrador los observaban impasibles orientales. Obreros, que vivían al día, exonerados del porvenir, ¿qué otra cosa podían hacer? Cuando se lanzó el primer "Viva el Perú", Ludo salió del bar. El Turbillón • estaba iluminado. Ludo miró a través de los visillos de la mampara y vio a Estrella en el mostrador conversando con la dueña: En una mesa vecina el tuerto bebía un trago conversando eon otras mujeres. Ludo se fue a la acera del frente y se refugió en otra chingana, cerca de la puerta. Gente pasaba rumbo a la feria. En el mostrador se bebía pisco. Alguien decía: "Seré negro, pero mi padre usaba tongo". Al fin el tuerto salió del Turbillón y se fue rumbo a los restorantes de La Parada. Ludo pagó su cuenta y cuando iba a salir del bar se detuvo. Pidiendo la lista de teléfonos buscó el número del Turbillón. La dueña lo conectó con Estrella. "Estoy aquí en el bar del frente. Ven un 202

momento. Es algo importante". La esperó en la puerta. Al poco rato se abrió la mampara del Turbillón, emergió Estrella en la calzada y después de mirar a uno y otro lado cruzó rápidamente la pista entre dos ómnibus destartalados que se afrontaban rugiendo. "Ven por aquí", dijo Ludo y cogiéndola del brazo avanzó entre los borrachos, que alargaban hacia ella sus hocicos, silbaban, estiraban manos obscenas. Al fondo había un apartado. "Tengo solo quince minutos. El ya no tarda en venir", dijo Estrella. Ludo la contempló. Estaba pálida, intranquila. Debía darle confianza. "Antes que nada una cosa, ¿por qué en el verano tenías los ojos azules y ahora verdes?". Al fin la vio sonreír "No son ni verdes ni azules. Mira bien. Son grises". En efecto, eran grises. Estrella retiró hacia atrás el rostro que había avanzado. Ya había un japonés al lado, esperando el pedido. "Solo tengo para un pisco", dijo Ludo. Estrella dijo que no tomaba nada y volvió a quedar seria. "Fíjate", empezó Ludo, "no sé qué historias te traes tú y el Loco Camioneta. Me quieren enredar en un lío. Te juro que . . .". Estrella ya le respondía: "Yo solo le dije lo que había visto. Esa noche yo salía de Los Claveles con unos gringos y tú te acercaste. Nosotros nos metimos en un taxi y cuando volteé la cara vi que te llevabas al gringo a un taxi que había parado". Ludo se mantuvo imperturbable: "No sé de qué taxi hablas ni dónde queda Los Claveles. "Yo . . . " . "¿Por qué mientes?", lo interrumpió Estrella. Ludo no supo qué decir y por hacer algo cogió su copa de pisco. "¿Te ha pedido plata? Fíjate, yo le conté eso por nada, sin pensar y él me preguntó si estaba segura que eras tú, yo le dije que podía jurarlo y él dónde vivías, yo le dije que una casota de Miraflores y él si tú tenías plata, yo le dije que tú no, pero que tal vez tu papá". "Yo no tengo papá ni esa es mi casa", dijo Ludo, pero ya Estrella comenzaba a temblar mientras señalaba el espejo que había detrás del mostrador: "Allí está". Ludo vio en el espejo a un enano de azul confundido entre los borrachos. Estrella estaba otra vez pálida. "¿Tienes miedo?". Estrella abrió su cartera, sacó un espejito y comenzó a polvearse. Ludo se puso de pie y espió hacia el tumulto del mostrador* Había un retaco que pedía trago, pero no era el Loco Camioneta. "Sigamos", dijo, "no es él. ¿El Loco es tu marido? ¿Qué negocios tienes tú con él?". Estrella guardó su espejo en su cartera: "Tengo que regresar al Turbillón. Yo no tengo nada que ver en estas 203

cosas". Ludo la contuvo: "Vamos a suponer que yo haya estado en Los Claveles ese día. ¿Por qué me quiere sacar plata?". Estrella miraba nuevamente hacia el mostrador. "¿Estás seguro que no es él?". Ludo la tranquilizó: "Vamos a ver. Respóndeme, ¿por qué quiere sacarme plata?". "No sé. Tal vez ha querido hacer la prueba. Es un lance, ¿sabes? El es así. Además leyó en algún sitio que iban a dar una gratificación al que . . .". Ludo no recordaba haber leído nada sobre eso: "Pero el marinero ya está mejor. Además dice que no se acuerda de nada, dice que solo unos tipos". "El loco tiene amigos entre los policías, a lo mejor ya ha hablado con ellos". "Yo también tengo amigos en la policía y no entre los cachacos de las esquinas, sino entre los de arriba, entre los que tienen galones. Si el Loco me sigue jodiendo lo puedo joder, lo puedo hacer encerrar, mandar a la colonia del Sepa, lo puedo hacer capar". "¿Verdad?". Estrella recuperó bruscamente su animación. Ludo la observó. "Mira", añadió Estrella y lo invitó a observar por debajo de la mesa. Ludo agachó Ja cabeza en el momento en que Estrella recogía sus faldas sobre su vientre para dejar sus muslos al descubierto: en uno de ellos, cerca de la liga, había una marca oscura. "A veces, cuando toma, tú sabes bien, es chiquito, pero se vuelve un bruto". Ludo seguía mirando, no ya el moretón, sino lo que lo rodeaba. "Me voy", escuchó que decía Estrella. Cuando Ludo se enderezó la vio que se ponía de pie. "Mi tiempo cuesta caro", decía, "estoy perdiendo clientes". Ludo no intentó retenerla más. Sólo preguntó: "Entonces, ¿qué debo hacer?". "No sé. Pero lo mejor es que pagues. No le digas que has hablado conmigo". Ludo quiso acompañarla, pero ya Estrella salía del bar rápidamente, con la cabeza encogida entre los borrachones. A las diez de la noche llegó a su casa de Miraflores. Las luces estaban encéndidas. Su madre, seguro, esperando clientes. Empujó la verja del jardín y luego metió la llave en la puerta de la sala. Cuando la empujó se encontró de bruces con un hombre extraño, en mangas de camisa y anteojos. El hombre retrocedió unos pasos hacia la chimenea y miró aterrado hacia su alrededor, buscando auxilio. Balbuceaba algo así como "¿qué significa esto?". Ludo le dijo que eso mismo se preguntaba él, que qué hacía él en su casa. "Esta es mi casa, señor, esta tarde la he alquilado", respondía el hombre de lentes. Ludo le pidió excusas. El hombre se envalentonó, levantó la 204

voz y le exigió que le entregara su llave. "Podía estar usted al tanto. Ya pagué. Todavía no he traído a mi familia, pero esta noche dormiré aquí para irme acostumbrando". Ludo se retiró, consolándose con la idea de que ese inquilino debía ser un viejo empleado de banco. Fue al cuarto de su abuela y al entrar se tropezó con su maleta de libros. Ni siquiera sabía dónde podía estar la llave de la luz. A tientas buscó la cama de bronce y se tiró a dormir vestido sobre un somier que rechinaba. Lo primero que hizo al levantarse fue comprar todos los periódicos de la mañana. Ninguno traía referencias al marinero ni a la gratificación ofrecida. Esa noticia ya había pasado de moda. Las páginas policiales hablaban ahora de una niña de siete años violada por su padre y de un grupo de reclusos que se habían escapado de la penitenciaría cavando un túnel hacia la calle. En la página de las provincias se leía: "Invasión de tierras en Puno. Un grupo de indígenas . . . madrugada . . . bandera peruana . . . custodios del orden . . . tres muertos". Ludo prestó atención a una frase del cronista: "Se sospecha la intervención de elementos disolventes". "Quiénes serían los elementos disolventes? Ludo imaginaba una gruesa botella de ácido sulfúrico. Otra noticia le llamó la atención: "Próxima aparición de una revista de cultura". Se refería a Prisma. No tengo por qué darle nada, decía Ludo, no tiene ninguna prueba contra mí, Estrella no abrirá la boca, salvo que la agarre a patadas, además no tengo plata, además lo puedo denunciar por proxeneta, quizás solo por el placer de escribir esta palabra de linaje griego, porque es evidente que vive de Estrella y además el gringo ya está bien, con una pata rota, es verdad, pero así no lo mandarán a la guerra, a la próxima guerra es decir, qué más quiere el suertudo, pero eso sí, por si acaso tengo que esconder estos dólares y la fotografía sobre todo. Ludo miró su maleta aún sin abrir y la galería de retratos, apilada verticalmente en una esquina, de modo que sus ancestros estaban echados unos sobre otros, oreja contra oreja. Cogiéndola, la colocó horizontalmente sobre la consola y el orden de su progenie se restableció. "Tengo que deshacerme de los dólares y de la fotografía". Cogiendo ambas cosas se las llevó hacia la casa de Pirulo. 205

Le abrió la puerta la viuda del prefecto, de negro, mientras se señalaba un ojo para decir: "Le vaciaron la cuenca, le cortaron la . . .". Ludo pasó al cuarto de Pirulo. "Lo esperaré un rato, no se preocupe". Aguardó un rato, mirando las teclas del piano abierto, sucias, rotas, como una dentadura cariada. Largos dedos las acariciaban en noches de horribles penas. "Se fue un rato a la esquina", hábía dicho la viuda. Ludo husmeó por el dormitorio, buscando un escondite. Vio al lado del piano varias botellas de cerveza vacías y luego un papel en el rodillo de la máquina de escribir. Al acercarse leyó: "El sol es una plaza, donde la muerte gira locamente". Nada más, igual que hacía unos días. Ludo trató de añadir algo a ese comienzo, pero divisó un tirabuzón sobre la mesa y este objeto insignificante y anodino le produjo un malestar instantáneo, casi un daño físico, cuya causa no trató ni siquiera de averiguar. Al poco rato estaba en el tranvía que iba hacia Lima, balanceándose contra uno y otro de los rieles, entre el ruido inclemente del tolón tolón. Del trole saltaban chispas azules que iluminaban las chacras. Decirle que no, que lo mandaría a la cárcel. Además, apenas le quedaban diez soles. Para toda la vida. Ludo bajó en 28 de Julio y se echó a caminar hacia el Porvenir. Largo camino, entre bares y ferreterías. Pasó por la calle de los burdeles, llena de marineros y soldados peruanos. Permiso para un patriótico polvo. Era el último día de la feria. Una sarta de cohetes cayó a sus pies y se dispersó por los aires, entre un huir de palomillas. Kioskos de estera llenos de vasijas. Tal vez un mes, un año, preparaba esa gente sus tesoros. Ludo vio a lo lejos el anuncio del Turbillón, pero antes de que pudiera leer claramente sus letras sintió que le pasaban la voz: "Salud, zambo". De un umbral se desprendió el Loco Camioneta y avanzó hacia él extendiéndole la mano. Ludo la retuvo un momento, con cierta voluptuosidad, pensando en la vieja agresión del jirón Humboldt. Cuando quiso retirarla sintió que sus dedos crujían bajo una presión mecánica, estudiada. "¿A la feria o al Turbillón?", preguntaba el tuerto. Ludo miró a su alrededor: "A un bar mejor. Un trago nos cae bien". Por allí todos los bares eran iguales: un tumulto de borrachos en la entrada, un corredor al lado del mostrador y los apartados de madera con su mesa y dos bancas, una frente a otra. Pidieron dos piscos. "La vida 206

es un juguete", decía el tuerto, "fragilita no más. Le das un tingóte y se hace trizas. Hay que cuidarse de los tingotes. ¿Trajista eso?". Ludo le cogió un cigarrillo. El tuerto fumaba ahora rubios. "No"; dijo. El tuerto se rió y comenzó a rebuscarse cerca de la axila. "No me enseñe nada, no tengo plata ahora", prosiguió Ludo, pero ya el tuerto le mostraba un recorte de periódico. Era de un periódico sensacionalista de la tarde. Ludo leyó: La embajada de Estados Unidos ofrece una". "No creo en esto", dijo, "además usted es un chantajista y un cabrón. Lo puedo meter a la cana. Tengo dos tíos que son". El tuerto seguía riendo: "Sus tíos pueden ser lo que quieran. Hasta presidentes. Mejor es tener un amigo policía. Yo, patita de todo el barrio. Cuando alguien quiere abrir el pico, le mando a Estrella y se acabó. Y si Estrella no quiere, bueno le". "¿Qué cosa?". El tuerto encendió su cigarro: "Represalias, compadre, una buena patada en el culo y se acabó". Ludo sorbió su pisco. Cuando quiso encender otro cigarrillo notó" que su mano temblaba. El tuerto seguía "El Sexto es duro, zambo. Lo primero que hacen es violarte. Buenas vergas por allá. Gente atrasada, sabes, de lá vieja guardia, años de años allí, negros curtidos, a chavetazos te bajan el pantalón y si no". Ludo buscaba un argumento, "Esto es una estafa", dijo al fin. "Suficiente", dijo el tuerto, "no soy hombre de labia, pero lo que digo lo hago. ¿Me das el bollo o no? Dímelo al tiro. Si no lo sueltas ahorita". "Y si no te lo doy, ¿qué me haces?". "Ya te lo dije, carajo" (el tuerto quedó callado. El japonés se acercaba preguntando si lo llamaban). "Otra copa. Si te haces el pendejo, te agarro compadre. Ahora o al Sexto". Ludo quedó callado, mientras el tuerto buscaba otra vez cerca de su axila. "Acá tengo el número, llamo al 57456 y te has jodido. Digo no más: acá lo tengo y el caimán llega a la carrera". Ludo aventuró otra pregunta: "¿Y qué pruebas tienes?". El tuerto rió otra vez: "Qué pruebas ni qué carajo. Ya te las sacarán a patadas". Ludo terminó su trago: "Está bien. Nos vemos dentro de una hora". El tuerto lo acompañó a la puerta y siguió con él un trecho: "Diez mil soles es poco. ¿Sabes cuánto ofrece la embajada? Dólares, zambo. Un fortunón. Te espero aquí a media noche". "Aquí no", dijo Ludo. El zambo lo acompañó un poco más. "¿Cómo que aquí no?". Ludo dijo: "A mí me gustan las cosas claras, sin testigos. Nos vemos en el Campo de Marte, delante del monumento a Jorge Chávez. No sea que después me ensartes. Chau". 207

CAPITULO XXIV Ludo sacó sus tres trajes de la maleta y buscó en sus bolsillos. Siempre había por allí plata olvidada. Reunió siete soles. Justo para un taxi. Si no voy, el tuerto llama o avisa. A lo mejor es pura fanfarronada. Además no tiene pruebas. Estrella le tiene miedo, dominada por el terror, como triste mujer. Genaro en Arequipa. Pirulo perdido en algún embarcadero. Amenazarlo otra vez. Decirle te meto preso, eres una mierda. Pero no dejar nada en el cuarto. Precauciones. ¿Por qué reventaban cohetes? Hasta en Santa Beatriz. Ludo sacó su revólver Colt 25. Si encontraban uno en su casa, a lo mejor. ¿Quién podía encontrarlo? Uno nunca sabía. Tirarlo en alguna acequia. Enterrarlo en algún parque. Haber heredado ese pequeño instrumento sin uso y no miles y miles de soles. El Campo de Marte estaba cerca. El reloj del ministerio de Trabajo marcaba las doce menos diez. Ludo recorrió las últimas calles de Jesús María y divisó a lo lejos la explanada del Campo de Marte. El cielo estaba despejado. Un pedazo de luna asomaba en el camino del mar. Ludo observó su curva de plátano maduro, incandescente, y se internó por el césped, después de saltar una acequia. El suelo estaba lleno de papeles sucios, de restos de comida. Esa tarde había habido allí un concierto, en la Concha Acústica, música para pobres. Ludo siguió avanzando, mientras sentía desvanecerse en la distancia las bocinas de los automóviles, las luces de los avisos luminosos. Pronto'se dio cuenta que sus pisadas hacían ruido, que lo rodeaba una amplia zona de sombra. En verano se revolcaban allí las parejas. Ahora ni automóviles se veían. Sólo a la distancia el cono del monumento a Jorge Chávez. Ludo se detuvo y espió. No se veía nada. En la grama cantaban los grillos. Echándose de bruces empezó a reptar mientras mas209

caba una yerba. Su mano tocó algo caliente y se dio cuenta que en el suelo había una colilla de cigarrillo. Recogiéndola tiró una pitada. Alguien había pasado por allí. La apagó contra la tierra y se puso de pie. No tenía nada que temer. Venía a parlamentar. Pero este argumento no valía, pues del cono monumental surgían sombras agudas, violentas figuras que eran como máquinas de exterminación. Ludo sabía bien que solo eran ángeles, de día había visto esos seres alados que escalaban la pirámide elevándose en espiral hacia el infinito. Pero, ¿por qué a esa hora eran armas diabólicas, cuernos que desgarraban las entrañas y los arrastraban a un involuntario holocausto? Ludo siguió avanzando. A voltear la cara distinguió a lo lejos el aviso de su edificio, grandes letras que formaban dentro de la elipse azul la palabra ESSO. Esso, claro, esso era la oscuridad, esso lo que buscaba cerca del monumento, esso. Ludo volvió a tenderse en el suelo. De la ciudad llegaban oleadas de rumores, de reflejos, regularmente, hasta su isla de sombra. Por ese césped había desfilado cuando era colegial, uniformado, con una escarapela peruana en la solapa; tendido sobre ese césped había escuchado, años atrás, música de violines y el estampido de un corno; babeando sobre ese césped había acariciado el vientre de una mulata sin nombre; de bruces sobre ese césped, ahora, seguía extendido, arrastrándose hacia el cono, sin saber por qué, para qué. En su espalda sintió una presión. "Arriba, zambo, no estamos jugando a las culebras". Al levantar la cara vio una corta silueta: el tuerto estaba de pie y apoyaba tranquilamente una pierna sobre sus ríñones. "Vamos, compadre, ¿dijiste a las doce u oí mal?". Ludo se puso de pie y se frotó las manos contra los flancos de su pantalón. El tuerto avanzó hacia el monumento. "Ven por aquí", decía, "solitos, no más, ni Cristo nos ve. ¿Trajiste el bollo?". Ludo siguió avanzando hacia el monumento, escudriñando la sombra, diciéndose, lo asalto, pero sabiendo que el tuerto lo miraba con su nuca, lo tenía atrapado y que si él hacía el menor gesto le metía la mano por la entrepierna y lo estrellaba de cabeza contra las gradas del túmulo. Al lado del cono se espesaba la sombra. "¿Quieres un cigarrillo?". El tuerto alargaba la mano en la oscuridad. Ludo palpó 210

la mano, cogió el pitillo y se lo llevó a los labios. Notó que el tuerto miraba a su alrededor antes de encender el fósforo. "No estamos aquí en plan de tertulia", dijo, "salta con eso de una vez". Su mano avanzó con un fósforo encendido. Ludo tiró una pitada: "Debíamos tomarnos antes un trago". El tuerto movió los brazos en la oscuridad y volvió a extender una mano: "Toma del pico. Yo llevo siempre mi cuarto en el bolsillo". Ludo se vio con una botellita chata entre las manos. Se llevó el gollete a los labios y bebió un trago largo, interminable. Las entrañas le quemaban. "Alárgame el bollo, zambo, y nada de pendejadas, que aquí tengo mi encendedor". Encendedor: esta palabra, que Ludo no preveía, lo sorprendió. ¿Qué sería el encendedor? En el momento en que le devolvía la botella el tuerto le atrapó la punta de los dedos: "¿Qué esperas? Venga eso". Esso, pensó Ludo, esso otra vez, en todas partes. "Mira", dijo, "te lo doy (oh, el cono, puntiagudo, cubierto de angelones), te lo doy, pero si no te lo doy, pero mira, Jorge Chávez, si no te lo doy". "Me lo das", dijo el tuerto. Ludo retiró su mano, cuyos dedos le ardían y retrocedió un paso. "Tuerto *de mierda", se atrevió a decir y le bastó escuchar esta frase, que él mismo había pronunciado, para retroceder un paso más, asustado. Esso, ¿qué cosa era esso? El cono. Le pareció que la sombra avanzaba a su lado y lo tenía cogido de la manga. "Para eso me has hecho venir? Suéltalo o te coso". Ludo miró hacia la sombra. En una de sus manos la sombra tenía un objeto retorcido y brillante, como un fino tirabuzón de acero. "Te corto, viejo, no lo cuentas mañana". Ludo quedó inmóvil, atento a la mano que se mantenía en el aire cerca de su cuello. "Otro trago", dijo. "Nada de tragos". Ludo añadió: "Espera, carajo, voy a sacarlo". La mano continuaba en el aire. Ludo veía la luna en el cielo y cerca de su nuca otra pequeña luna dorada y temblorosa, pero muy cerca, tanto que hubiera podido alcanzarla con su boca. Metiendo la mano al bolsillo cogió la cacha del revólver. Con el dedo pulgar abrió el seguro y en un instante tenía el revólver en la mano. Le pareció que la luna caía sobre su cabeza y apretó el gatillo. Sonó como un cohete pasado, pero la sombra en lugar de avanzar se mantuvo inmóvil. Ludo volvió a apretar el gatillo y vio que el tuerto estaba tendido en el suelo. Decía algo. Ludo se agachó, pero no escuchaba nada. Apenas le parecía oír un gemido. La sombra empezó a rodar, pero rápidamente, tanto que Ludo la perdió de vista. Miró en todas di211

lecciones, para saber adonde había ido a parar. Solo estaba a veinte pasos de distancia, detenida contra un suave montículo, inerte. Ludo tuvo la impresión de que era algo que se había coagulado. Guardó su revólver. De su saco extrajo su cartera. Cogió los dos billetes de diez dólares y la fotografía del gringo y metió todo en el bolsillo del caído. Se alejó despacio, luego le pareció que alguien lo seguía o que caminaba sobre un tambor y empezó a correr hacia las luces. Antes de llegar a la avenida Salaverry metió la pierna en una zanja y cayó de bruces, golpeándose la barbilla contra una piedra. Quedó tendido viendo pasar los carros por la avenida, apenas a diez metros de distancia. Estaba a la espalda del club Lawn Tennis. Debía haberse celebrado allí una fiesta, porque estaba iluminado y por la puerta falsa salían parejas conversando. Subían a una fila de carros. A Ludo le pareció distinguir a Carlos Ravel que se dirigía hacia un convertible negro llevando del brazo a una muchacha de largo pelo oscuro. ¿Sería Lisa? Volvió a sacar su revólver, pero se dio cuenta que no era Carlos Ravel. Lo guardé y cuando la primera oleada de carros arrancó, se puso de pie rumbo a la avenida Arequipa. Tenía que contornear una pared alta, la del club, con tela metálica sobre el muro para impedir la fuga de las pelotas. Por la calzada solitaria caminaba un policía. ¿Por qué tenía que seguir su mismo camino? El policía no se daba prisa. No rehuir el peligro, se dijo llevándose la mano al bolsillo. Pero al llegar a la esquina el policía cruzó la acera y se encaminó hacia la avenida Alfonso Ugarte. Ludo se detuvo en la esquina. Sentía calor. Sacándose la bufanda la metió en el bolsillo de su saco. Se fue caminando por la avenida Wilson hacia la plaza San Martín. Cerca de la penitenciaría divisó a una vieja que esperaba el tranvía para Magdalena. La vieja lo siguió con la mirada. Ludo se detuvo para observarla. No era una vieja, era un cura. ¿El hermano director, tal vez? Otra vez metió la mano al bolsillo. "Un sacerdote asesinado en pleno centro. La policía investiga". Ludo se iba a acercar un poco más al paradero, cuando un tranvía chirriante e iluminado desembocó por el paseo de la República. Los cafés de la plaza San Martín estaban animados. Ludo recorrió algunos hasta que se dio cuenta que tenía pedazos de grama adheridos al terno. Cuando se los sacudía divisó a un hombre con 212

unas piernas extremadamente largas que andaba al lado de otro con sombrero de hongo. Estaban en la puerta del círculo militar discutiendo con un portero. "Dígales que me cago en el presidente", decía el del sombrero melón y se fue hacia el bar Zela con el de las piernas extremadamente largas. Ludo los alcanzó. "¿Qué tienes allí, hermanón?". Pirulo señalaba su barbilla. Ludo se limpió con su pañuelo: "Me caí del ómnibus". Pirulo mostró a su compañero: "Un tipo cojonudo. Pinta, toca violín, sabe francés. Divertido, hermanón. Conoce todos los bares. Hace trucos con pañuelos, con palos de fósforos". "Leí tu poema", dijo Ludo, "muy bueno. Préstame diez soles". Pirulo lo cogió del hombro: "¿Palabra que te gustó? No está terminado". "Préstame diez soles". Pirulo le dio el billete: "Quédate aquí. Cuando el Zela cierre nos vamos a Los Bohemios, después donde el japonés Tacora, después a la plaza de la Inquisición". Ludo se alejó guardando su billete. El sol es una plaza donde la muerte gira locamente. Alguien le pasó la voz desde un tranvía y Ludo, sin darse el trabajo de identificarlo, respondió con una seña. Mientras se acercaba a Palermo pensó que muy bien podía ser el hombre que lo siguió una vez por Santa Beatriz, es decir, Efraín López, el imberbe de la fotografía. Pero ya se encontraba frente a Palermo. Quedó detrás de los batientes de la puerta, dentro del bar. De un apartado lo llamaron. Eleodoro avanzó hacia él con los brazos abiertos: "Viva la vida". Alguien decía: "La luna ha parido estrellas en tu frente". Esta frase espeluznó a Ludo, que miró aterrado la mesa donde un grupo de personas sonreía. "Prodigioso ensayo", "Tesis de doctorado", "Es una bestia". Ludo creyó reconocer a sus amigos. Cucho se irguió: "Sale Prisma por fin. En estos días. Esta tarde el doctor Rostalínez. La carátula". Ludo extendió la mano hacia un vaso de cerveza intacto que había sobre la mesa y se lo tomó de un sorbo. Dando media vuelta salió a la calle. Le dolía la mandíbula. Tomó un taxi y le dio la dirección del cuarto de su abuela. Lo primero que hizo al llegar fue buscar la llave de la luz, alumbrado por un fósforo. Luego de encenderla se miró en el espejo del enorme ropero. Una marca oscura en el mentón y los ojos avejentados. Luego se olvidó del espejo y miró el ropero, que era prodigiosamente grande, lleno de cajones, perillas torneadas y molduras esculpidas a mano. Al abrir una de sus puertas se desplomó del último compartimiento una enorme caja, se destrozó contra el suelo y dejó desparramados veinticuatro sombreros antiguos 213

de mujer. Ludo se puso uno que llevaba velo negro y se miró en el espejo. Se probó dos o tres más, llenos de polillas, sin reír, distraído. Detrás de los muros llegaba el rumor de una discusión. Ludo entró al minúsculo baño y encaramándose sobre el excusado espió por el respiradero. Un patio, una ventana iluminada. Un viejo en tirantes leía un periódico sentado en una silla. Era una cocina. Una vieja daba vueltas en torno de él. "Has arruinado mi vida" decía la vieja. El hombre, sin dejar de leer el periódico, respondía: "Cállate mierda". "Treinta años de tormento". "Cállate mierda". "Me vas a volver loca". "Cállate mierda". "Tomo a Dios por testigo". "Cállate mierda". Ludo saltó del excusado y regresó al dormitorio. Sentía un peso en el bolsillo de su saco y metiendo la mano sacó el revólver. Acercándose al espejo del ropero apoyó su caño en la sien. Ludo Tótem desaparece, pensó, se convierte en un gorgojo, en un infusorio. Su reflejo le pareció ridículo, de mal gusto. En el acto tiró el revólver sobre la cama y cogiendo su máquina de afeitar se rasuró en seco, heroicamente, el bigote.

214

View more...

Comments

Copyright © 2017 KUPDF Inc.
SUPPORT KUPDF